• Adistra News

Cómo logran los gerentes impulsar al mismo tiempo los resultados y el compromiso


¿Es posible ser un líder de alto nivel, orientado a los resultados y al mismo tiempo formar un equipo comprometido y alegre para trabajar? Muchas personas afirman que hacer bien cualquiera de estas dos cosas hace que sea casi imposible tener éxito en la otra. Sin embargo, nuestra revisión de los datos de evaluación de 360 ​​grados de más de 60.000 líderes nos mostró que los líderes que fueron calificados en el cuartil superior de ambas habilidades se ubicaron en el percentil 91 de todos los líderes. Parece que no sólo es posible hacer ambas cosas bien, sino que los mejores líderes son los que logran manejar ambas cosas.

Pero no hay muchos de estos líderes. Identificamos a los que clasificaron en el cuartil superior tanto en la orientación a resultados como en las habilidades con las personas. Descubrimos que sólo el 13% de los líderes de esta muestra se ajustan a este perfil. Claro que aun así, constituyen un grupo de 7.800 líderes para analizar.


Para conocer los atributos y comportamientos específicos de estos líderes, revisamos más de cerca este subconjunto de casos. Descubrimos que los líderes más jóvenes se destacaron en esta capacidad para desarrollar un ambiente de equipo efectivo y a la vez divertido. Observamos que los líderes que tenían menos de 30 años, tenían dos o tres veces más probabilidades que sus colegas mayores de ser efectivos para conseguir tanto resultados como compromiso. Casi un tercio del grupo de menores de 30 años lo hizo bien en ambas cosas. Parece que, alrededor de los 40 años, -los líderes parecen haber elegido entre ser hábiles para lograr los resultados o bien ser fuertes en lo interpersonal. A partir de ahí, sólo el 10% de los líderes en cualquier grupo de edad hacen ambas cosas bien.


¿Por qué? Quizás las personas más jóvenes otorgan un mayor valor a las relaciones de trabajo que las generaciones mayores. Por cierto, eso parece lógica a nuestra experiencia diaria: los jóvenes parecen estar más interesados ​​en tener amistades cercanas y personales con sus colegas, mientras que los trabajadores mayores parecen decir: "El trabajo es trabajo y la vida es vida, y los dos nunca se encontrarán". Quizás porque esos colegas mayores conocen a más personas fuera del trabajo. Quizás los colegas mayores sientan menos la necesidad de confiar en las habilidades blandas, suponiendo que los colegas se verán influenciados por su mayor experiencia.


Pero también nos preguntamos si los resultados que encontramos se correlacionaron no con la edad (o al menos no sólo con ella), sino con el cargo. De hecho, eso es lo que encontramos.