top of page
  • Adistra News

Cinco pasos para una excelente comunicación en el trabajo




¿Alguna vez condujo al trabajo o al supermercado y se dio cuenta de que no recordaba cómo llegó allí? Todos los giros que tomaste, los carriles que cruzaste, las decisiones que tomaste para detenerte o continuar o unirte o verificar tu punto ciego... fueron tan automáticos que desaparecieron.


Sin embargo, por ellos, y solo por ellos, llegaste. Para los líderes, la comunicación es así: tan fácil de pasar por alto como vital. Porque si no lo haces bien, tú y tu equipo terminarán en el destino equivocado o dando vueltas. Entonces, no es casualidad que cuando empiezo a trabajar con clientes, lo primero en lo que nos enfocamos es en la comunicación


Este es el motivo: como líder, en realidad no importa lo que diga. Lo que importa es cómo se recibió lo que dijo, si es que se recibió. Concéntrese en eso y construirá un equipo con una comunicación maravillosa, una conexión estelar y resultados increíbles. Tu liderazgo comienza con la comunicación, y una gran comunicación requiere atención, intención y práctica.


Para poner esto en práctica, aquí hay cinco acciones que recomiendo.


1. Asumir la mejor de las intenciones.


Será mejor que asumas una intención positiva en cualquier interacción. Por el contrario, asumir malas intenciones puede dañar su liderazgo a largo plazo al erosionar la confianza que ha construido con los miembros de su equipo. Por ejemplo, si un cliente está enojado por un error cometido por su equipo, no tome su versión de la historia al pie de la letra. Podría ser el error del cliente lo que condenó el proyecto.


Si no asume que sus compañeros de equipo están actuando con las mejores intenciones, puede tener el precio de una pérdida de confianza, e incluso las conversaciones bien intencionadas pueden desarrollar una carga emocional. Cuando le das a tus compañeros de trabajo el beneficio de la duda al asumir las mejores intenciones, las conversaciones se vuelven mucho más fáciles y mucho menos complicadas de inmediato.


2. Sea curioso


Cuando asumes las mejores intenciones, evitas la actitud defensiva y la desconfianza y eres libre de comunicarte, en cambio, con curiosidad. Puede hacer preguntas sin sacar conclusiones precipitadas, minimizar la idea de otra persona o ponerse a la defensiva. Puedes entender su perspectiva mucho mejor, especialmente cuando son ellos los que te hacen una pregunta desafiante.


He entrenado a docenas de líderes a través de la actitud defensiva que a menudo surge cuando se los confronta de esta manera. Debido a que la mayoría de los líderes han trabajado arduamente para lograr su puesto y tienen un alto grado de confianza en sus decisiones, una simple pregunta a menudo puede parecer una reprimenda: ¿No confías en mí? ¿Por qué tengo que explicar mis decisiones? ¿No he demostrado que no los guiaré mal?


Pero, si asumimos las mejores intenciones, una pregunta desafiante sobre una decisión que ha tomado es solo eso: una pregunta. Alguien no tiene claro el por qué detrás de la decisión, por lo que curiosamente busca entender. Con este marco, puedes responder con curiosidad del mismo modo: Cuéntame más sobre lo que no te queda claro. Quiero asegurarme de que entiendo lo que estás buscando saber.


Es comprensible que las personas se pongan a la defensiva cuando sienten que están siendo criticadas injustamente. Pero si combina asumir las mejores intenciones e interactuar con otros desde un lugar de curiosidad, incluso las situaciones cargadas de emociones pueden disiparse rápidamente.


3. Escuchar para comprender


Esta es la contraparte de la acción #2. Hacer preguntas es importante, pero la forma en que escuchas es igual de crucial. La próxima vez que alguien le diga lo que piensa o cómo se siente, observe:

  • ¿Estás escuchando para entender?

  • ¿O está escuchando para decidir si está de acuerdo o en desacuerdo?

Todos hemos estado allí: escuchamos para responder casi automáticamente, y no porque seamos groseros.

Por lo general, es porque estamos emocionados: queremos aprovechar su comentario o despertó un recuerdo o una nueva idea que queremos compartir. Escuchar para comprender requiere salirse de la ecuación y centrarse por completo en la otra persona. Lo que están diciendo no es sobre ti.


Se trata de ellos: lo que piensan, lo que sienten, lo que necesitan.


Entonces, pausa. Digerir lo que están diciendo. Puedes darte cuenta de que estás escuchando para comprender cuando cada palabra que dice la otra persona inspira una nueva oportunidad para comprenderla más profundamente.


Hacer preguntas de seguimiento que profundicen la conversación, y lo que es más importante, que la mantengan enfocada en ellos, le permite a la otra persona saber que realmente la están escuchando. Y cuando esté escuchando para entender, es posible que necesite tiempo para sentarse con su mensaje antes de continuar con la conversación. No hay prisa por responder; la comprensión lleva tiempo.


4. Use declaraciones con “Yo”


En la comunicación, lo único que sabes con certeza es lo que recibiste. Al comunicar esto usando afirmaciones con “yo”, deja las suposiciones fuera de la mesa. Eres dueño de tu perspectiva:


  • Lo que te escucho decir es...

  • Por lo que entiendo, te gustaría...

Las declaraciones en primera persona señalan una apertura que es fundamental para una buena comunicación. Muestra que entiendes que tu perspectiva puede ser diferente a la de otra persona. Comunicar lo que recibió hace avanzar la conversación y elimina la confusión. A menudo, siguiendo con una pregunta: "¿Es eso correcto?" o "¿Estoy entendiendo esto correctamente?", también pueden ayudar.


5. Infundir positividad


La perspectiva de su equipo comienza con usted, y comunicar una perspectiva edificante tiene increíbles resultados tanto individuales como colectivos. Los estudios muestran que los empleados “que reaccionan de manera positiva en el trabajo tienen relaciones más sólidas, mayor seguridad psicológica y mayor aprendizaje, creatividad y motivación”.


Al iniciar una conversación, un mensaje de texto o un correo electrónico con su equipo, sea optimista. Piensa en algo que te divirtiera o te diera alegría y compártelo. Establecerá el tono de toda la conversación e impactará positivamente en el pensamiento, las perspectivas y los resultados.


¿Puedes escucharme ahora?


La comunicación efectiva es decir lo que quieres decir, ¿verdad?


Esta es una de esas cosas que parece que debería ser verdad, pero no lo es. En verdad, la comunicación solo es efectiva cuando el mensaje se recibe con precisión.


Con estas cinco acciones, puede asegurarse de que su mensaje se reciba alto y claro.




Traducido de FORBES: Thurday, June 16, 2022. “Five Steps to Great Workplace Communication" by Jackie Insinger. Todos los derechos reservados.



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo