• Adistra News

Entrenar a los millennials tiene sus obstáculos, y es hora de superarlos


La fuerza laboral de hoy es una mezcla de cuatro generaciones: Veteranos, Baby Boomers, Generación X y Generación Y; algunas veces colaboran, otras veces chocan. Los estereotipos de cómo estos diferentes grupos de edad actúan, interactúan y se conducen en el lugar de trabajo son abundantes, pero la mayoría estaría de acuerdo en que la Generación Y, los millennials, son, para bien o para mal, el centro de atención. ¿Por qué toda la conmoción?


Para empezar, los millennials han superado oficialmente a los Baby Boomers como la generación viviente más grande del país, según las estimaciones de población publicadas por la Oficina del Censo de los Estados Unidos. Los Millennials, típicamente definidos como aquellos de 19 a 35 años de edad en 2016 (nacidos en 1981-1997), ahora son una gran cantidad con 75 millones.


Pero lo más importante es que los Millennials pronto liderarán el mundo de los negocios, y después de ellos sus sucesores, Gen Z. Estarán liderando en un mundo que se ha vuelto cada vez más global, complejo e incluso tumultuoso. El mundo empresarial de hoy requiere más líderes que nunca. El profesor John Van Maanen del Sloan MIT, un teórico de la organización, usa un acrónimo para describir este mundo del cual los millennials estarán al mando: VUCCA. Significa volátil, incierto, complejo, caótico y ambiguo (con una C más que la VUCA más común), y explica gran parte del por qué los líderes de hoy, deben enseñar a los de mañana.

"No sabemos a dónde nos lleva el “big data”. No sabemos qué está pasando con el cambio climático, la inestabilidad política. Es un mundo desconocido", dijo Van Maanen durante una mesa redonda sobre liderazgo en la última cumbre en otoño del MIT Sloan CFO Summit. Es evidente que enseñar habilidades de liderazgo es fundamental en un mundo cambiante, pero entrenar a los Millennials conlleva una serie de desafíos únicos.

1. Los millennials son blancos móviles para el entrenamiento. "Los Millennials esperan trabajar para 12 a 15 organizaciones a lo largo de sus carreras, en comparación con tres o cuatro de hace 20 años", dijo Van Maanen (ver Gallup: Millennials: The Job-Hopping Generation).

2. El liderazgo está siendo cada vez más distribuido. Las estructuras jerárquicas de muchas organizaciones se están aplanando. Las empresas son cada vez más flexibles y diversas, con empleados que trabajan en todo el mundo. Cuando técnicamente no hay títulos ni jefes, todos deben intensificar su liderazgo. Además, las lecciones de liderazgo que funcionan en los EE. UU. o en Europa podrían no aplicarse con tanta facilidad en países que han sufrido trastornos políticos o culturales, pues ellos tienen normas culturales distintas, y puede que utilicen la tecnología en mayor o menor grado, o de modo diferente.

3. Los Millennials son a menudo mal entendidos. Esta generación más joven tiene una forma diferente de trabajar, que a menudo se interpreta erróneamente como improductiva. En un artículo reciente del New York Times, un joven millennial se lamentó de haber sido regañado por enviar mensajes de texto durante una reunión, cuando en realidad estaba tomando muy buenas notas en su teléfono. Una investigac