• Adistra News

Entrenar a los millennials tiene sus obstáculos, y es hora de superarlos


La fuerza laboral de hoy es una mezcla de cuatro generaciones: Veteranos, Baby Boomers, Generación X y Generación Y; algunas veces colaboran, otras veces chocan. Los estereotipos de cómo estos diferentes grupos de edad actúan, interactúan y se conducen en el lugar de trabajo son abundantes, pero la mayoría estaría de acuerdo en que la Generación Y, los millennials, son, para bien o para mal, el centro de atención. ¿Por qué toda la conmoción?


Para empezar, los millennials han superado oficialmente a los Baby Boomers como la generación viviente más grande del país, según las estimaciones de población publicadas por la Oficina del Censo de los Estados Unidos. Los Millennials, típicamente definidos como aquellos de 19 a 35 años de edad en 2016 (nacidos en 1981-1997), ahora son una gran cantidad con 75 millones.


Pero lo más importante es que los Millennials pronto liderarán el mundo de los negocios, y después de ellos sus sucesores, Gen Z. Estarán liderando en un mundo que se ha vuelto cada vez más global, complejo e incluso tumultuoso. El mundo empresarial de hoy requiere más líderes que nunca. El profesor John Van Maanen del Sloan MIT, un teórico de la organización, usa un acrónimo para describir este mundo del cual los millennials estarán al mando: VUCCA. Significa volátil, incierto, complejo, caótico y ambiguo (con una C más que la VUCA más común), y explica gran parte del por qué los líderes de hoy, deben enseñar a los de mañana.

"No sabemos a dónde nos lleva el “big data”. No sabemos qué está pasando con el cambio climático, la inestabilidad política. Es un mundo desconocido", dijo Van Maanen durante una mesa redonda sobre liderazgo en la última cumbre en otoño del MIT Sloan CFO Summit. Es evidente que enseñar habilidades de liderazgo es fundamental en un mundo cambiante, pero entrenar a los Millennials conlleva una serie de desafíos únicos.

1. Los millennials son blancos móviles para el entrenamiento. "Los Millennials esperan trabajar para 12 a 15 organizaciones a lo largo de sus carreras, en comparación con tres o cuatro de hace 20 años", dijo Van Maanen (ver Gallup: Millennials: The Job-Hopping Generation).

2. El liderazgo está siendo cada vez más distribuido. Las estructuras jerárquicas de muchas organizaciones se están aplanando. Las empresas son cada vez más flexibles y diversas, con empleados que trabajan en todo el mundo. Cuando técnicamente no hay títulos ni jefes, todos deben intensificar su liderazgo. Además, las lecciones de liderazgo que funcionan en los EE. UU. o en Europa podrían no aplicarse con tanta facilidad en países que han sufrido trastornos políticos o culturales, pues ellos tienen normas culturales distintas, y puede que utilicen la tecnología en mayor o menor grado, o de modo diferente.

3. Los Millennials son a menudo mal entendidos. Esta generación más joven tiene una forma diferente de trabajar, que a menudo se interpreta erróneamente como improductiva. En un artículo reciente del New York Times, un joven millennial se lamentó de haber sido regañado por enviar mensajes de texto durante una reunión, cuando en realidad estaba tomando muy buenas notas en su teléfono. Una investigación reciente realizada por Catherine Turco del MIT Sloan, analiza cómo las empresas pueden repensar sus prácticas burocráticas para poder navegar en el clima cultural tan cambiante de hoy, y adaptarse mejor a la era de la hiper conectividad y, en particular, a las redes sociales.

4. Las habilidades blandas pueden faltar. Si bien los empleados millennials a menudo están a pasos agigantados por delante de otras generaciones en sus habilidades técnicas, y en su capacidad para seguirlas desarrollando, a menudo carecen de habilidades blandas, como la comunicación y la resolución de problemas. Un estudio realizado por Development Dimensions International encontró que por cada US$ 1.100 invertidos en capacitación en habilidades blandas, los empleadores obtuvieron un rendimiento promedio de US$ 4.000. Una inversión en entrenamiento de habilidades blandas es una inversión que vale la pena para cualquier organización.

5. Liderazgo significa diferentes cosas para diferentes generaciones. Los profesionales de la Generación Y quieren sentirse capaces de liderar, independientemente de su título; la mayoría de los millennials no ven los títulos como necesarios para el liderazgo. Es importante comprender qué significa el liderazgo para los trabajadores jóvenes y proporcionarles las herramientas que necesitan para que puedan aprovechar su deseo de generar un impacto.


Por supuesto, un requisito clave para cultivar la próxima generación de líderes eficaces y con principios es modelar el liderazgo que esperamos impartir. "Desafortunadamente, este mundo está lleno de líderes mediocres", dice Van Maanen. "Hay contadores que miran para otro lado, los médicos que prescriben antibióticos para los resfriados comunes cuando saben muy bien que los antibióticos no tienen efecto". Para poder enseñar liderazgo, también tenemos que hacer nuestra parte.


Si usted, sus colegas o sus empleados millennials están buscando programas de desarrollo de liderazgo que se ajusten a sus ocupados horarios, tal vez le interese aprender más sobre estos cursos cortos en MIT Sloan Executive Education.

  • Transforming Your Leadership Strategy

  • Neuroscience for Leadership

  • Leadership and the Lens: Learning at the Intersection of Innovation and Image-Making

  • Applied Neuroscience: Unleashing Brain Power for You and Your People

Traducido de MIT Principled Leadership – Mangement and Leadership: Friday, Aug 11, 2017. “Coaching millennials has its hurdles" by MIT Sloan Executive and Education Blog. Todos los derechos reservados.

Menú

© 2020 Adistra. Todos los derechos reservados.