• Adistra News

Fanáticos de las Tormentas de Ideas


Para optimizar las sesiones de “Brainstorming” (lluvia de ideas), selecciona las personas correctas para esta tarea.


El resultado de una sesión de lluvia de ideas (Brainstorming) depende de una delicada química, que es la interacción de la diversidad de tipos de personalidad. Estas pueden apoyar adecuadamente una sesión de lluvia de ideas o arruinarla completamente.


Mitchell Rigie y Keith Harmeyer, co autores de “Tormenta Inteligente: El juego del proceso cambiante de generar grandes y mejores ideas”, identifican tres tipos de personalidades que pueden debilitar el proceso de generación de ideas.


Vampiros de la atención y dictadores: Estas personas dominan la conversación e intimidan a las otras ideas que consideran fuera de foco. Los vampiros de la atención adoran escucharse a sí mismos, mientras que los dictadores tienen que poner su marca en cada idea que sea concebida, para mejor o para peor.


Aguafiestas, asesinos de ideas y obstruccionistas: Estos individuos rechazan ver cualquier cosa que sean riesgos. Derriban las ideas tan pronto como son pronunciadas, sin embargo mucho de su criticismo no tiene sentido. Los obstruccionistas a menudo complican los temas, apartando las ideas hasta que ya no haya elementos de acción, o sacando extraños detalles para interrumpir el flujo de las ideas.


Holgazanes Sociales: Esta gente participa en la sesión de lluvia de ideas, pero no contribuyen con ella. No confundir con los introvertidos, quienes por lo general se muestras cohibidos o circunspectos, los holgazanes sociales simplemente no están dispuestos en hacer el esfuerzo de participar colaborativamente.

Existen diversas técnicas de planificación que puedes usar para neutralizar los efectos nocivos de estos tipos de personalidad. Si la sesión de lluvia de ideas comienza espontáneamente, Rigie and Harmeyer aconsejan “simplemente ten cuidado con las dinámicas personales, y ante el primer signo de dominancia, juicio o criticismo; proactivamente desvía la conversación a un plano más productivo”.


Los autores también recomiendan invitar a tu “equipo soñado” a las sesiones de lluvia de ideas, en lugar de “los sospechosos habituales”. Un equipo soñado consiste en individuos informados que poseen colaboración, una actitud positiva, independiente de sus cargos o títulos.


“Invita a la gente correcta para la sesión y dirígela o, mejor aún, amablemente olvida las ideas asesinas. La soluciones que emergerán, te asombrarán”, dice Rigie.




Castellano, S (Noviembre 2013) (Brain) Storm Chasers, ATD, TD Archives. Todos los derechos reservados.

Menú

© 2020 Adistra. Todos los derechos reservados.