• Adistra News

Hablando con claridad: Identificando los estilos de comunicación


Existen 4 estilos básicos de comunicación: expresivo, sistemático, empático y directo.

Nuestro estilo de comunicación afectan en los demás en cómo reaccionan y nos perciben. Conocer su estilo de comunicación y saber cómo manejar los estilos de comunicación de los demás, puede reducir los conflictos, aumentar la productividad y mejorar el trabajo en equipo en el lugar de trabajo.

Generalmente, la diversidad de formación y seminarios sobre las diferencias generacionales tienen por objeto aumentar la conciencia cultural, reducir los conflictos, y promover el trabajo en equipo.

Ser consciente de las diferencias culturales y generacionales puede mejorar la productividad de los empleados, mejorar el ambiente de trabajo, y contribuir a una mayor comprensión de unos a otros. Conocer cómo adaptar sus estilos de comunicación para complementar el estilo de alguien más va a permitir a los empleados mantener la productividad y crear un ambiente de trabajo armonioso.

Por otra parte, el reconocimiento de su estilo de comunicación puede ayudar a entender cómo sus acciones son percibidas por los demás. Miles de años atrás, el físico griego Hipócrates estudió los tipos de personalidad humana.

En lugar de utilizar términos básicos que los investigadores de hoy en día asocian con ciertos tipos de personalidad, Hipócrates determinó y definió los estilos como: sanguíneo, flemático, melancólico, colérico. Y estos nombres los denominó así al pensar y creer que ciertos fluidos corporales tales como, la sangre, la flema, la bilis y la bilis negra, determinaban ciertos caracteres de nuestro temperamento, pudiendo llegar más allá de ello. Hoy en día los estudios de Hipócrates se pueden relacionar con las situaciones conflictivas que suelen ocurrir en el lugar de trabajo, pero que, a diferencia de Hipócrates, pueden tomar un enfoque activo al estar conscientes de los estilos de comunicación de los demás para luego adaptar nuestro estilo y así encontrar ese equilibrio.

Típicamente existen 4 estilos de comunicación básicos. Hoy en día, los investigadores utilizan los términos expresivo, sistemático, empático y directo. Los investigadores modernos también han podido diferenciar la personalidad en términos y estilo de comunicación. De hecho, nuestra forma de comunicarnos hoy en día está más determinada por nuestras decisiones y necesidades que por nuestra personalidad, que tiende a ser constante y permanente; por el contrario podemos cambiar de estilo de comunicación dependiendo de nuestras necesidades y situaciones.

Por ejemplo, alguien que es generalmente una buena persona podría tener un mal día. O bien, un compañero de trabajo que en general es positivo podría experimentar síntomas de depresión tras la pérdida de un ser querido. Ocurrencias temporales como estos no reflejan nuestra personalidad, pero puede afectar la forma en que nos comunicamos unos con otros.

Podemos evitar conflictos y malentendidos prestando mucha atención a cómo se comunican las personas que nos rodean. La comunicación puede ser verbal o no verbal, en donde también se puede usar el lenguaje corporal. Así, sí usted detecta un desequilibrio, puede ajustar la forma en que se está comunicando verbalmente o físicamente.

Por ejemplo, si usted detecta que la persona que está hablando está nerviosa porque está de pie frente a él/ella, mejor trate de sentarse.


Los estilos de comunicación básicos

A continuación se presenta una lista de los cuatro estilos básicos de comunicación y una explicación de cómo ciertos tipos son percibidos. Es posible que desee tomar una evaluación para conocer su estilo general. Después de la evaluación, tenga en cuenta que ninguno de estos estilos es mejor que el otro. También puede descubrir que su estilo es una mezcla de los cuatro estilos.

  1. Las personas con un estilo expresivo de la comunicación tienden a tener una alta energía; esto se traduce en hablar con rapidez, y se centran en temas objetivos más que al detalle. Por lo general, defienden sus opiniones o diferencias de opinión de manera vigorizante. Otros pueden percibir los expresivos como excesivamente alegres, vanos, o impredecibles.

  2. Los sistemáticos se centran en los hechos y en los detalles, y, por lo tanto no enfocan todo el panorama. Por lo general no se siente cómodos con el conflicto. Otros pueden percibir a los sistemáticos como no emocionales o indiferentes.

  3. Quienes posean un estilo de comunicación empático se centran en las personas y en las relaciones. Son buenos oyentes y en general se preocupan por las necesidades de todos. Los empáticos normalmente no les gusta el conflicto. Los demás pueden percibir a las personas con un estilo de comunicación empático como de corazón blando o demasiado débiles. También pueden parecer indecisos cuando se les distrae.

  4. Por último, los de estilo comunicación directo, dirigen en general, mantienen una conversación breve y con frecuencia están involucrados en muchas cosas a la vez. Tienden a ver el panorama en general y se centran más en los resultados que en las tareas más pequeñas. Los de estilo de comunicación directa puede parecer seguros de sí mismos, intimidantes, y obstinados.



Los estilos de comunicación en los espacios de trabajo

Descubrir su estilo de comunicación es el primer paso. Ahora usted necesita aprender cómo ajustar su estilo de acuerdo a la situación que se le enmarque. Por ejemplo, los expresivos tienden a ser de comunicación hiperactiva, es decir, hablan rápido y en enormes cantidades. Por lo tanto, cuando se está tratando con un expresivo, es necesario mantener la calma, hablar más lento y controlar el ritmo de la conversación y de la interacción.

Los sistemáticos, por otra parte, se caracterizan por el orden, no obstante, poseen un extremo cuidado ante las tareas, siendo altamente cautos. Por ejemplo, una persona con un estilo de comunicación sistemático que está aprendiendo nuevas habilidades o herramientas en el uso del computador, pueden ser reacios a tocar el teclado del pc, por temor a echar a perder el computador. Por lo tanto, cuando trate con un sistemático, tenga paciencia, conviértase en su guía y entréguele confianza para que pueda completar sus deberes.

Aquellos con estilo de comunicación más empática son, por naturaleza, sociables. No obstante, pueden perder mucho tiempo en socializar en vez de focalizarse en asuntos más importantes. Cuando usted se encuentre con un empático, preocúpese de compartir con él/ella, pero al mismo tiempo, asegúrese de que debe permanecer en su tarea y que deba cumplir con su labor.

Por último, tenemos al estilo de comunicación directo, los cuales, por lo general, se dirige presionado por el tiempo. Por lo general, no están preocupados por los detalles sino por los hechos y los resultados y, pareciera que siempre tienen prisa. Debido a que siempre van de reunión en reunión y carecen de tiempo, son visualizados como carentes de emoción, sin embargo, no tome esta carencia de emoción como algo personal o relacionado con usted.

Al estar en presencia de una persona directa, sea usted también directo en su estilo de comunicación, no divague, hable con serenidad y también exprese de modo cortés sus necesidades y lo importante que estas deban ser escuchadas. Es mejor dejar que el directo indique o precise si su solicitud será abordaba a la brevedad o como corresponda, en vez de volver a solicitar la ayuda de este, ya que, por lo general, carece de tiempo para escuchar una segunda vez.

Profesionales que han sido capacitados o entrenados apropiadamente saben muy bien cómo sus estilos comunicacionales pueden afectar a su aprendizaje y que, las interacciones que tienen lugar durante la formación pueden tener un efecto en los resultados deseados.

Cuando se trata de la formación, la práctica de buenas técnicas de comunicación es una necesidad, y, por ende, conocer su estilo de comunicación sin duda alguna, es un factor que ayuda. Profesionales que han sido entrenados y/o capacitados pueden también enseñar sus buenas prácticas de comunicación con el resto de la organización, en un esfuerzo para mantener o restablecer el equilibrio donde no existan conflictos, se aumente la productividad y se beneficie el trabajo en equipo.

Traducido de ATD: Wednesday, July 23, 2009. “Let Be Clear: How to Manage Communication Styles" by Jada Edmondson. ATD. TD Archives. Todos los derechos reservados.

Menú

© 2020 Adistra. Todos los derechos reservados.