top of page
  • Adistra News

Porque es importante la formación en Liderazgo





La gente no deja las empresas, deja a los líderes. Los malos gerentes no sólo desempeñan un papel enorme en la rotación de personal de una organización, sino que también impiden que las personas y los equipos sean ágiles, innovadores y, en última instancia, productivos. Al analizar los factores clave que impulsan el éxito empresarial, la mayoría de los directores ejecutivos consideran las ventas, el marketing y la eficiencia operativa. A menudo pasamos por alto el impulsor más obvio del desempeño empresarial: la persona que lidera la nueva iniciativa de ventas o el equipo que crea la próxima gran campaña de marketing. Estas innovaciones provienen de empleados comprometidos que buscan resolver creativamente un problema empresarial.


Según Gallup, el 70% del compromiso de un equipo depende del directivo. No sorprende entonces que Gallup también descubriera que los equipos con excelentes gerentes obtienen un 27% más de ingresos por empleado.


Si desea que su equipo alcance su máximo potencial, debe comenzar con sus gerentes.


En este nuevo mundo laboral, donde muchos de nosotros tenemos el desafío de trabajar y liderar de forma remota y ya no podemos separar nuestra vida laboral de nuestra vida hogareña, la forma en que nuestros líderes se presentan importa aún más.


Un buen líder, en esencia, reúne a su gente para avanzar hacia un objetivo común. Sin liderazgo, todos en el barco remarán al azar en diversas direcciones y, en última instancia, no llegarán a nada. Las organizaciones ya no pueden permitirse el lujo de desperdiciar tiempo y recursos valiosos que se van a cualquier parte.


Cuando los presupuestos se ajustan y una organización debe adelgazar, la inversión en la formación de sus directivos suele ser uno de los primeros recortes. Los gerentes están al límite tratando de hacer más trabajo con menos personas y al mismo tiempo intentan aprender cómo involucrar, conectar y liderar a su gente de forma remota. Administrar en este nuevo mundo es más difícil que nunca y la mayoría de los gerentes (aproximadamente uno de cada 10) no tienen naturalmente las herramientas y habilidades para liderar con éxito.


Si el 90% de los directivos no están adecuadamente preparados para liderar, ¿qué podemos hacer?


Llegue a la raíz del problema y cambie esa proporción ayudando a sus gerentes a desarrollar las habilidades necesarias para ser grandes líderes. Abriré el telón aquí y compartiré la metodología que utilizamos para ayudar a los gerentes a desarrollar sólidos hábitos de liderazgo.


1.    Aprendizaje de las habilidades esenciales.


Enseñe a sus líderes las habilidades esenciales para la gestión. Nos centramos en cuatro habilidades simples, pero difíciles de implementar: escuchar con intención y atención, hacer preguntas poderosas, dar y recibir comentarios y mantener conversaciones críticas.


Es fundamental asegurarse de que sus líderes sepan por qué estas habilidades son importantes y cómo su uso los convertirá en líderes más eficaces. Este es el contexto, la razón por la que sus líderes seguirán prestando atención y aceptando el trabajo. La mayoría de los entrenadores pasan el 90% de su tiempo aquí.


No caigas en esa trampa. Dedica sólo el 10% de tu tiempo a la creación de conocimientos, porque esto no impulsa la acción.


2.    Aplicación del aprendizaje.


El paso más importante del proceso llega cuando los líderes ponen en práctica lo aprendido. Es donde los líderes tienen la oportunidad de practicar, ver qué funciona y qué no hay hacer ajustes para mejorar. La mayoría de los programas de capacitación gerencial no dedican suficiente tiempo a esta fase de práctica. La práctica deliberada es una parte esencial para formar cualquier hábito nuevo, así que asegúrese de reservar tiempo para que las personas pongan en práctica ese aprendizaje en juegos de roles con colegas y en situaciones de la vida real con su equipo. Aquí es donde realmente ocurre el crecimiento.


3.    Reflexión y entrega de retroalimentación.


Cuando intentamos una nueva habilidad con un miembro del equipo y resulta contraproducente, doloroso o vergonzoso, podríamos decir: "Bueno, eso no funcionó". Pero ese momento crucial de incomodidad es en realidad tu oportunidad de aprender. ¿Qué funcionó? ¿Qué no lo hizo? ¿Por qué no funcionó?


La reflexión responsabiliza a los líderes por hacer el trabajo y les brinda la oportunidad de codificar su aprendizaje y hacer ajustes para la próxima vez. El modelo aprender-aplicar-reflexionar está diseñado para ayudar a sus líderes a poner en práctica nuevas habilidades y desarrollar hábitos a largo plazo.


Ahora es el momento.


El futuro del trabajo está cambiando, lo que obliga a las empresas a ser más creativas y ágiles. Para avanzar rápidamente, girar en una nueva dirección y satisfacer las demandas del mercado, las empresas deben capacitar a sus gerentes para que aprendan a liderar de diferentes maneras. Cuando no ve físicamente a sus empleados todos los días, necesita líderes que sean entrenadores hábiles y no simplemente administradores de tareas.


Para sobrevivir y prosperar, se necesita un equipo motivado y comprometido; colaborando e innovando a todos los niveles. Un equipo de alto rendimiento puede marcar la diferencia entre ser un dinosaurio que pronto se extinguirá y el ser ágil e innovador. ¿Están sus gerentes preparados para liderar su empresa hacia el futuro?

 

 

 

Tomado de Forbes, Sept 21, 2020. “Why Leadership Training Matters" by Aaron Levy. Todos los derechos reservados.

 

 

 

 

*

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page