• Adistra News

Retención: ¿Cuánto pesa el dinero?


Muchos empleados han efectuado este ejercicio con los números: "¿Dejarías un trabajo que amas por un aumento de $ 1 millón en tu salario anual? ¿Qué tal por $500,000? $ 100,000? $ 20,000?”


Y muchos han llegado a conclusiones con las que sus empleadores no estarían muy entusiasmados.

En un artículo de 2015, CNN Money informó que el "crecimiento salarial mínimo" es una de las tres principales razones que los trabajadores de Europa, Asia y América del Norte citan para dejar sus trabajos. Y aunque el aumento anual promedio en 2014 para los empleados de EE. UU. fue del 3%, Forbes estima que el aumento promedio en el salario recibido por los trabajadores que dejan una empresa para un nuevo puesto es del 10% al 20%.


No es de extrañar que el dinero sea importante para los empleados y, desafortunadamente para los empleadores, muchos han considerado dejar su trabajo por recibir más dinero. Aunque muchos líderes reconocen que el dinero es importante, pueden preguntarse: ¿Qué haría falta para que sus mejores empleados se fueran por un mejor salario? ¿Cuánto importa el dinero?


El número mágico: $75,000


En su informe sobre altos ingresos y bienestar emocional, los ganadores del Premio Nobel Daniel Kahneman, Ph.D., y Angus Deaton, Ph.D. (antiguos y actuales científicos de Gallup, respectivamente) discuten si "el dinero compra la felicidad" y examinan la relación entre experimentar emociones diarias y los ingresos anuales del hogar. Descubrieron que experimentar cantidades significativas de felicidad o estrés en un día determinado mejora con los ingresos, pero solo hasta un ingreso familiar anual de alrededor de $ 75,000, independientemente de la ubicación geográfica. Es decir, las personas con ingresos familiares anuales de más de $ 75,000 no tienen niveles proporcionalmente más altos de este tipo de bienestar emocional, aunque sus evaluaciones generales de vida continúan aumentando.


Dicho de otra manera: el dinero puede mejorar las emociones diarias, pero solo hasta cierto punto. Una vez que los empleados alcanzan esa meseta, este elemento de su bienestar emocional no aumenta proporcionalmente, sin importar cuánto más ganen.


El problema para los empleadores es que la mayoría de los trabajadores no son conscientes del límite máximo de ingresos para el bienestar emocional. Gallup encuentra que el 44% de los empleados dice que consideraría aceptar un trabajo en una empresa diferente por un aumento del 20% o menos.