top of page
  • Adistra News

Salud Mental y Autocuidado



Un problema de salud mental puede impactar en la organización a través del desempeño individual de los trabajadores o bien alterando las interacciones entre las personas. En ambos casos, el líder es el responsable de promover acciones que ayuden a minimizar el impacto y a cuidar a los colaboradores afectados. En las organizaciones más grandes, suelen existir departamentos especializados que cuentan con varios recursos para enfrentar estos casos.

 

Lo primero es identificar adecuadamente si es que se trata de un problema de salud mental o de otra naturaleza. ¿Cómo saberlo? Un síntoma es el cambio en el comportamiento y desempeño del trabajador analizado. Por ejemplo, un cambio brusco y notorio en su puntualidad, o en el cumplimiento de sus tareas habituales. Ante esta situación, le recomiendo que investigue rápidamente la causa, mediante conversaciones informales con la trabajadora y también preguntando con discreción a compañeros de trabajo por si han notado algo especial. La idea es determinar si es que existe una causa clara y precisa del cambio.

 

Otro síntoma que podría decir algo de la salud mental es el retraimiento. Una persona callada, que evita las interacciones sociales más allá de lo razonable, podría estar comenzando a tener algún problema más complejo. En este caso, Ud. podría observar con más detención si la persona tiene problemas para controlar su angustia en su comunicación con otros, por ejemplo, si es que en algún momento ha comenzado a llorar sin una justificación aparente.

 

La sintomatología física es otra pista a la que Ud. como líder de un equipo debería estar atento. Por ejemplo, la expresión facial refleja muy bien el estado de ánimo y las dinámicas internas que está enfrentando una persona; los ojos llorosos; alteraciones del pulso; o trastornos en la alimentación y del sueño.

 

El agotamiento o “burn out” es el estado mental o emocional de agotamiento que sufre una persona asociada a su trabajo. Como es algo propio del individuo, lo afecta en todos sus ámbitos, no sólo en el laboral. En el aspecto emocional, se caracteriza por la falta de compromiso con su trabajo o proyecto, lo que le impide ir más allá de simplemente cumplir con lo básico. En lo físico, se manifiesta como desgano, falta de energía y bajo nivel de actividad, buscando siempre la oportunidad de evadirse del trabajo con actividades superficiales.

 

Si Ud. tiene alguna sospecha de que el trabajador está afectado de alguna manera en su salud mental, le recomiendo que comparta la información con el área especializada de su empresa para que un especialista puedo ayudarlo a tener un diagnóstico más certero, antes de comenzar formalmente un programa de apoyo para el trabajador.

 

Lo ideal es que se puedan realizar periódicamente actividades que prevengan y detecten con anticipación los potenciales problemas de salud mental en su equipo. Le menciono a continuación algunas acciones simples y efectivas para ayudar en la prevención.

 

Fomente buenas prácticas como caminar y “tomar aire” cada cierto tiempo, aprovechar los momentos lúdicos o de buen humor para celebrarlos en equipo, y no comer en el escritorio. Lo ideal es que se conviertan en conductas bien vistas en la organización, de tal manera que se mantengan y propaguen mediante el control social de los propios trabajadores.  

 

Hable explícitamente de los límites del trabajo y la vida personal, especialmente con personas que realizan trabajo a distancia. Es bueno conocer los hábitos de las personas al respecto y compartir ciertos criterios, por ejemplo, las horas para contestar correos o mensajes. En esto, más que establecer horarios rígidos, es importante establecer ciertas reglas. Por ejemplo, si la persona está de vacaciones, puede tener ciertos días u horarios en los que estará disponible en caso de emergencia. Hay otras personas que tienen ciertos períodos de tiempo en el que están disponibles porque el resto de su familia está en alguna actividad.

 

Aprenda de los especialistas acerca de los problemas de salud mental más frecuentes en el trabajo. Puede ser a través de charlas o conversaciones con especialistas que están disponibles en su organización o a través de videos, cursos y otras publicaciones. Le recomiendo que prefiera siempre organizaciones y especialistas reconocidos, que tengan experiencia en asuntos laborales.

 

Converse abiertamente de temas de interés público y escuche sus opiniones. Evite el sesgo o imponer sus propias ideas, deje que las opiniones tengan un espacio de libertad durante algún tiempo prudente, cuidando de que no se produzcan situaciones exageradas u ofensivas. En esos momentos, su rol debería ser de un moderador, más que de un participante.

 

Por supuesto, lo más importante es que Ud. predique con el ejemplo. Si su equipo lo percibe ansioso, estresado, con problemas de sueño y malos hábitos de alimentación, difícilmente van a seguir sus recomendaciones.

 

 

 

 

Eduardo Saleh Sabat

Psicólogo Organizacional

Marzo 2024

41 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page