• Adistra News

Liderazgo Multi Plataforma


Las transformaciones sociales y tecnológicas de nuestra sociedad han impactado fuertemente en el rol del líder. Hay tres aspectos que considero particularmente relevantes: El cambio del perfil de los trabajadores, la irrupción de la tecnología en nuestra vida diaria y una propensión o compulsión a ser aprobado de inmediato, una especie de competencia por los "likes". Déjame explicar cada uno de estos conceptos y luego sugerir algunas recomendaciones para convivir con estas tendencias.

El cambio en el perfil de las personas sobre las que se ejerce el liderazgo tiene que ver con que son más diversas, con diferentes culturas y nacionalidades, están más interesados en su desarrollo personal que en su estabilidad laboral, y prefieren la satisfacción inmediata que el esfuerzo de largo plazo.

La tecnología nos está acostumbrando a estar siempre comunicados, no necesariamente con un mejor lenguaje, pero sí de forma más inmediata e informal. Combinado con las posibilidades que nos ofrecen los teléfonos inteligentes para incorporar fotos e imágenes, las habilidades de comprensión de lectura y de expresión verbal y escrita están seriamente amenazadas.

La dependencia de los "likes" consiste en que los líderes se dejan llevar demasiado por la aprobación rápida y superficial de los grupos que dirigen, antes que por valores, visiones o principios sólidos y duraderos. En las familias esto se traduce en que los padres tienen miedo de contradecir a sus hijos para no ser tildados de “autoritarios"; en las empresas los jefes temen ser directivos para no ser tildados de poco colaboradores con el desarrollo de las personas; y en la política esto ha hecho florecer a líderes populistas.

¿Cómo impacta todo esto en el liderazgo? Te sugiero tener en cuenta estos tres aspectos para sobrellevar estás tendencias. En primer lugar, el líder podría acercarse y escuchar con atención los intereses de los diversos grupos, entendiendo en profundidad lo que las personas quieren. Por ejemplo, si no eres de la generación de los millenials, pero en tu equipo hay varios treintañeros, podrías tener conversaciones fuera de la oficina, en el almuerzo o en un after hour, simplemente para escuchar y conocer mejor. Sólo después de saber más acerca de sus intereses podrás encontrar mejores formas de liderarlos.

La tecnología puede ser una herramienta extraordinaria o una mochila con piedras, dependiendo cómo la uses. Mi sugerencia es que vayas incorporando a la rutina diaria de comunicación diversas plataformas, desde un grupo de chat por tema o proceso, por ejemplo, los jefes de tienda de una cadena de locales de comida rápida que tienen problemas comunes, hasta las reuniones virtuales con aplicaciones gratuitas en las que se juntan personas de distintas regiones del país.

Aunque parezca más teórico y menos relevante, te sugiero revisar cuales son los valores, principios básicos y normas que no estás dispuesto a transar, aunque eso signifique recibir varios “dislike” de tu equipo o de tu jefe. El trabajo del líder no es siempre ser el más popular, sino marcar el camino y establecer un precedente, con una visión clara de los objetivos que quiere alcanzar la organización. En ocasiones, los verdaderos líderes son criticados y hasta mal tratados por sus equipos, pero al final terminan siendo reconocidos. Por ejemplo, una madre podría tener que ser muy dura con su hijo para que estudie, desarrolle buenos hábitos y evite caer en conductas reñidas con la moral. Siempre va a ser más fácil ceder a cambio de un momento de calma, especialmente si la mamá trabaja y llega cansada en la tarde o en la noche. Las buenas madres o padres no siempre son las más simpáticas, ni las más queridas en todo momento, pero al final siempre son las más reconocidas cuando los niños se convierten en adultos. Sólo la visión clara de lo que quieren para sus hijos y el convencimiento en sus principios les permiten soportar lo que conlleva el camino de ser un verdadero líder.

Eduardo Saleh Sabat

Psicólogo Organizacional

Octubre 2019

Menú

© 2020 Adistra. Todos los derechos reservados.