• Adistra News

Comprender y aprovechar las fortalezas para aumentar el compromiso de los empleados


Las empresas están invirtiendo fuerte en desarrollar las fortalezas de las personas, incluida la contratación, la gestión e incluso el outplacement. Pero, ¿cómo se definen las fortalezas? Cuando alguien pregunta sobre nuestras fortalezas, generalmente pensamos en aquellas cosas que hacemos bien. Si bien eso puede ser cierto para una definición convencional de nuestras fortalezas, ser bueno en algo no es suficiente para convertirlo en una fortaleza desde el punto de vista de la psicología positiva. El Centro de Psicología Positiva Aplicada (CAPP – Centre for Applied Positive Psychology) define las fortalezas como "nuestros patrones pre existentes de pensamiento, sentimiento y comportamiento que son auténticos, energizantes y que conducen a nuestro mejor desempeño". No sólo se necesita ser bueno en algo para que sea una fortaleza; se necesita encontrar energía y disfrutarlo.


Si bien los beneficios de un enfoque en las fortalezas pueden parecer obvios, a menudo se nos ha enseñado a enfocarnos en nuestras debilidades. Reconocer los déficits personales y superar las debilidades es de lo que tratan la mayoría de los seminarios y libros de autoayuda. Algunas razones por las que no nos centramos en las fortalezas incluyen:


  • Nuestra tendencia evolutiva es estar atentos a la búsqueda de problemas.

  • Los problemas a menudo se sienten apremiantes

  • Las normas sociales dictan que retenemos algo de humildad.

  • No siempre somos conscientes de nuestras fortalezas.

  • A menudo creemos que es en nuestras debilidades, más que en nuestras fortalezas, en donde más podemos crecer.

Al discutir las fortalezas, algunos pueden llegar a la conclusión de que significa ignorar las debilidades. Esto no podría estar más lejos de la verdad. Es fundamental centrarse en las fortalezas y en las debilidades, pero por diferentes razones. La metáfora de un velero nos ayuda a ilustrar las diferencias. Imagine por un momento ser un velero con una fuga que permite la entrada de agua. La fuga representa una debilidad. Si tenemos algún sentido común, no ignoraremos esa debilidad porque significa que nos hundiremos. Es fundamental atender nuestras filtraciones porque en el mundo real, nuestras debilidades pueden descarrilarnos a menos que las cuidemos. Si detenemos la fuga, eso es genial, pero eso no significa que llegaremos a alguna parte. Son nuestras velas, que representan nuestras fortalezas, las que nos dan impulso hacia adelante. Centrarse sólo en las fortalezas o sólo en las debilidades no es suficiente; Ambas son necesarias.


Entonces, ¿cómo se relaciona el mejorar las fortalezas de los empleados con un mayor compromiso? Primero, definamos el compromiso de los colaboradores. Gallup define a los empleados comprometidos como "Aquellos que están involucrados, entusiasmados y comprometidos con su trabajo y lugar de trabajo". Los empleados comprometidos están "totalmente absortos y entusiasmados con su trabajo", por lo que toman medidas positivas para promover la reputación e intereses de la organización. En el Liderazgo basado en fortalezas de Marcus Buckingham, comparte la siguiente estadística sobre el compromiso y las fortalezas de los empleados: en las organizaciones que no se centran en las fortalezas, el nivel de participación de los empleados es de aproximadamente el 9 por ciento.

En las organizaciones que se centran en las fortalezas, es decir, los empleados hacen lo que disfrutan y lo hacen bien, el nivel de compromiso de los empleados se dispara al 73 por ciento. Imagínese trabajando en un lugar donde la mayoría de las personas están involucradas y entusiasmadas con su trabajo. Imagine un lugar donde la gente quier