• Adistra News

Seis mitos sobre el trabajo en equipo


Editor Eduardo Saleh Sabat

El trabajo en equipo y la colaboración son críticos para el logro de la misión en cualquier organización que tenga que responder rápidamente a las circunstancias cambiantes que se le presentan. Lo que he estudiado dentro de la comunidad de inteligencia de EE.UU. no sólo me ha afirmado esa idea, sino que también me ha revelado una serie de creencias erróneas acerca del trabajo en equipo que pueden arruinar la colaboración.


Estas son seis de estas creencias erróneas:


Mito n. ° 1: La armonía ayuda. La interacción fluida entre los colaboradores evita el desperdicio de tiempo en debates sobre la mejor manera de proceder.


Realidad: La investigación muestra todo lo contrario. El conflicto, cuando está bien administrado y enfocado en los objetivos de un equipo, puede generar más soluciones creativas que las que se ven en grupos libres de conflicto. Mientras se trate del trabajo en sí, los desacuerdos pueden ser buenos para un equipo. De hecho, descubrimos en nuestra investigación anterior sobre orquestas sinfónicas, que las orquestas ligeramente gruñonas tocaban un poco mejor como conjuntos que aquellas cuyos miembros trabajaban armoniosamente.


Mito n. ° 2: es bueno cambiar. Los nuevos miembros aportan energía e ideas nuevas a un equipo. Sin ellos, los miembros corren el riesgo de volverse complacientes, desatentos a los cambios en el entorno y también perdonan el mal comportamiento de sus compañeros.


Realidad: cuanto más tiempo permanecen juntos los miembros como un grupo intacto, mejor les va. Por irracional que parezca, la evidencia de la investigación es inequívoca. Ya sea un equipo de baloncesto o un cuarteto de cuerda, los equipos que permanecen juntos por más tiempo juegan mejor juntos.


Mito n. ° 3: cuanto más grande, mejor. Los grupos más grandes tienen más recursos para aplicar al trabajo. Además, la inclusión de representantes de todos los interesados aumenta las posibilidades de que lo que se produzca sea aceptado y utilizado.


Realidad: el tamaño excesivo es uno de los impedimentos más comunes, y también uno de los peores, para una colaboración efectiva. Cuanto más grande es el grupo, mayor es la probabilidad de holgazanería social (a veces llamada conducción libre), y más esfuerzo se necesita para mantener coordinadas las actividades de los miembros. Los equipos pequeños son más eficientes y mucho menos frustrantes.


Mito n. ° 4: la interacción cara a cara está pasada de moda. Ahora que tenemos potentes tecnologías electrónicas para la comunicación y la coordinación, los equipos pueden hacer su trabajo de manera mucho más eficiente a distancia.