• Adistra News

La razón del porqué los empleados con una mala actitud conservan su trabajo


Estudios recientes definen como un conjunto de habilidades no debiera estar por encima de una mala actitud en el trabajo.

Si usted ha estado trabajando por más de 6 meses en el mismo lugar, probablemente ya los ha podido identificar: son los empleados con una mala actitud frente al trabajo. Usted probablemente ha pensado en el viejo dicho de que una manzana podrida arruina toda la organización. Pues bien, de acuerdo a un reciente estudio dirigido por Fierce, asegura que usted estaría en lo cierto.

Y es que el impacto negativo que un empleado con una mala actitud frente al trabajo pueda ejercer en una organización es por lejos, una habilidad que le trae problemas a las empresas.

En un estudio, llevado a cabo en la primavera pasada, que consideró las respuestas de más de 500 empleados, donde el 88% señaló que: “El talento o la habilidad especial de su equipo ejecutivo, compensa, por lo general, el impacto negativo que pueda tener un empleado con una mala actitud frente al trabajo”

Los encuestados dijeron que una actitud negativa es, con mucho, el rasgo más dañino que un empleado puede tener, representando esto al 41% de las respuestas. Otros factores que contienen los empleados con una mala actitud frente al trabajo son: comportamiento pasivo-agresivo (32% de las respuestas), culpar a los demás (11% de las respuestas), ser chismosos (10% de las respuestas) y flojos o “sacadores de vuelta” (6% de las respuestas).

Sin embargo, a pesar de lo perjudicial que son los empleados con una mala actitud frente al trabajo, los gerentes están poco dispuestos a despedirlos: Solo el 40% de los gerentes lo haría de acuerdo con la encuesta.

Susan Scott, fundadora y CEO de Fierce, comenta lo siguiente “Obtenemos lo que toleramos y sin embargo está claro que por mucho que se habla sobre el tema y la necesidad de deshacerse de este tipo de empleados, siguen siendo aún un problema importante para la organización".

Existen una serie de razones de porqué un empleado se toma una mala actitud frente al trabajo y, tal como Scott, explica, lo importante que es llegar a la raíz de la negatividad del empleado. Por ejemplo, cuando los trabajadores no sienten el reconocimiento de la organización por sus aportes o contribuciones, con el tiempo, comienzan a convertirse en personas más amargadas, tomando a la organización como un enemigo que coarta sus logros y creatividad. Por otro lado, también un empleado comienza a tomar malas actitudes cuando no se siente parte de la empresa o cuando no logra comprender su papel dentro de la organización y siente que sus ideas no son bienvenidas.