top of page
  • Adistra News

El Poder del Trabajo en Equipo



Pocas personas se dan cuenta de que un grupo puede lograr lo que un individuo solo no puede lograr, incluso cuando se trata del ascenso personal. Si quieres el próximo ascenso, tienes que apartar de un codazo a ese colega trabajador que está a tu lado, ¿verdad? Equivocado. Aquí hay una historia real que te muestra por qué.


Comenzó cuando, hace más de una década, me senté frente a tres banqueras de inversión corteses, equilibradas, pero frustradas.


“Necesitamos un coach”, dijo la joven banquera llamada Cindy (los nombres han sido cambiados), mientras sus colegas Leslie y Amy asentían con la cabeza.


“No somos solo nosotras tres”, agregó Leslie. “Las tres somos el comité de selección. Hay quince de nosotras que queremos recibir coaching y nuestro trabajo es elegir un coach que pueda trabajar con todo el grupo”.


Al final resultó que, los quince miembros del grupo habían sido pasados ​​por alto para la promoción en el último año. Amy dijo: “No queremos pelear y no queremos cambiar de empresa. Nos llevamos bien entre nosotras y nos gusta trabajar aquí. Sin embargo, no queremos que nos pasen por alto nunca más. Si alguien puede decirnos qué se necesita para salir adelante, estamos listas para hacerlo”.


Estas quince mujeres se convierten en mi primer grupo de coaching. Más de una década después, sigo reflexionando sobre lo que este grupo de talentosas banqueras me enseñó sobre el poder, la confianza y el trabajo en equipo.


El primer paso en nuestro entrenamiento fue establecer el estilo de poder personal de cada miembro. A través de la exploración de los cuatro estilos principales de poder del Complaciente, el Encantador, el Comandante y el Inspirador, cada miembro de este grupo aprendió a aprovechar sus fortalezas y minimizar sus puntos ciegos en el trabajo.


Pero lo llevaron un paso más allá. Al buscar personas que tenían el potencial para llegar a ejecutivos, muchos líderes empresariales experimentados me han dicho que buscan personas que puedan ir más allá de la comprensión de cómo ser personalmente poderosos y adopten la capacidad de apoyar a otros. La clave para encarnar esta cualidad en el trabajo no es solo pensar en cómo motivar o hacer avanzar a los demás. Se trata de vivir con ellos situaciones que fomenten un espíritu de confianza.


Para hacer esto, los participantes comenzaron a dramatizar sus respuestas habituales a desafíos que iban desde satisfacer a un jefe exigente hasta manejar a un subordinado problemático frente al grupo. Estas mujeres a menudo se sentaban y observaban cómo otros miembros del grupo se ofrecían como voluntarios para representar cómo las personas con un estilo de poder diferente podrían responder a la misma situación.


Fue fascinante ver cuán perspicaz podía ser un grupo mientras reflexionaban juntos sobre el desafío profesional de cada uno. A cada mujer se le dio una nueva perspectiva y enfoque para considerar que quizás no se le hubiera ocurrido sin el aporte del equipo. Es más, a medida que los miembros del grupo desarrollaron un sentido personal y profesional, su intuición colectiva para darse consejos sobre cómo abordar situaciones difíciles evolucionó a un ritmo sorprendente.


Durante nuestros seis meses juntos, mientras celebraban sus victorias y se apoyaban mutuamente cuando enfrentaban contratiempos, no sorprende que las participantes se comprometieran cada vez más a apoyarse mutuamente a nivel humano. A medida que este grupo desarrolló un vínculo de confianza al aprender a apreciar el valor de los estilos de poder de los demás, comenzaron a encarnar un espíritu de equipo que iba más allá de la colaboración. Su genuino compromiso de sacar lo mejor de cada uno comenzó a hacer que cada una de ellas, como individuos, exudara un tipo de confianza y tono profesional que respaldaba su avance profesional.


Y los resultados hablaron por sí solos. Después de que las primeras cuatro mujeres del grupo de coaching fueran ascendidas, el presidente de la compañía me dio algunas noticias que lo sorprendieron después de reunirse con ellas para almorzar. “Estas mujeres me desarmaron por completo”, dijo. “Si bien me agradecieron por mi apoyo, pasaron la mayor parte del almuerzo haciéndome saber cuán talentosas eran las mujeres restantes de su grupo que aún no habían sido promovidas. Ni siquiera puedo culparlas por la falta de instinto asesino, porque no tomaron prisioneros cuando me preguntaron qué podían hacer conmigo para asegurarse de que el gerente de cada mujer entendiera el valor que estaba aportando a la organización”.


Fomentar un espíritu de confianza es fundamental para sacar lo mejor de cualquier grupo. Descubrir los estilos de poder de los demás y cómo interactúan en diversas situaciones puede ser una experiencia de aprendizaje para todos, y es el primer paso para convertirse en un poderoso mentor para su crecimiento.




Traducido del Harvard Business Review: Thursday, Sept 26, 2011. “The Power of Teamwork" by Maggie Craddock. Todos los derechos reservados.


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page