• Adistra News

Más Edad, Más Sabiduría


Prepárese para integrar una fuerza de trabajo más experimentada (de más edad) y para las ventajas competitivas que estos colaboradores pueden aportar a su organización.

De manera creciente, cada vez más colaboradores desean permanecer dentro de la fuerza de trabajo activa de una organización, por sobre jubilarse de modo anticipado. La recesión económica, la pérdida de los ahorros para la jubilación, eliminaciones de los beneficios de la jubilación anticipada, y las malas pensiones de los sistemas privados y gubernamentales, son sólo algunos de los factores que están incidiendo en este problema.

En muchos casos, la única opción que los colaboradores de más edad poseen, es continuar trabajando tanto como puedan, independientes de la fecha de jubilación ya planificada, elemento que generará un cambio de orden mayor en el futuro mundo laboral.

Desde la perspectiva del empleador, piense en todos los años de conocimiento y experiencia que se pierden cuando un colaborador se jubila, así como también en toda la energía y recursos gastados intentando reemplazar a las personas valiosas. Ahora bien, piense en los beneficios que significan toda esta experiencia para su organización, si tan sólo estas personas talentosas permanecieran como empleados.

Los líderes y gerentes, deben estar preparados para sacarle partido a este aumento en la longevidad de la carrera profesional de sus colaboradores.


Un cambio inevitable en la fuerza de trabajo


Un nuevo ciclo de empleo, que está emergiendo, será en un futuro la norma.


Incluye el nacimiento de una fase de empleo que surgirá denominada “madurez de la carrera profesional”. Lo que es único de esta fase de madurez, es que ocurriría cuando los empleados que tradicionalmente se fueran a jubilar, deciden continuar laborando.


A estas alturas de las vidas de estos empleados, estos poseen distintas necesidades y cuentan con más potenciales aportes para con sus organizaciones, que en las primeras fases de sus carreras profesionales. Puede que ya no se focalicen en el progreso o promoción en sus carreras profesionales, sino que están más preocupados por la seguridad laboral, por continuar siendo una contribución al lugar de trabajo, e incluso por su satisfacción personal.